Capítulo I: confieso que…

Confieso que tengo un blog! Y es uno antiiiiguo!!! De ahí que viene lo de “Comandante Sakenne”, la nave de banana y el Wifi, así como mil cursilerías que irán poco a poco apareciendo en este sitio. Creé mi blog en respuesta a muchas cosas y como modo de mostrar cierta rebeldía ante lo que estaba apareciendo en mi vida de universitaria. Verán, estudiar Psicología puede ser muy divertido o derechamente un dolor de cabeza si eres alguien que, como yo, se lo cuestiona todo, así que requería de un punto desde el cual poder explayarme sin amenazar mi estadía en mi casa de estudios. Me retiré al año siguiente por muchos motivos y, ya que me acostumbré a bloguear, no abandoné el sitio y continué hasta el día de hoy, posteando esporádicamente debido a que cada vez estoy más ocupada, jajajaja! Como yo empecé el sitio estando soltera (y con el corazón roto, para más remate), tenía mucho que decir y mucho tiempo para decirlo, pero ahora ni siquiera vivo en mi país natal (que es Chile), tengo pareja (y él es un tanto centro de mesa para sus cosas, jajajaja!) y vivo en un constante proceso de adaptación a una cultura que es diametralmente distinta a la mía, así que podré seguir teniendo mucho para decir, pero el factor tiempo me juega malas pasadas y es por eso que no asomo la cabeza en mi amado blog tanto como querría.

Hay gente que me ha preguntado por qué decidí hacer un sitio web y la respuesta es simple: diversificación. Un blog puede recoger pensamientos e ideas, pero uno casi siempre termina cayendo redondito en cierta manera de expresarse y comienza a sentirse incómodo si algo cambia… eso que haces para romper la rutina se vuelve una rutina también y te quedas orbitando en torno a ideas antiguas sólo para no tener que arriesgarte a perder ese estilo que ya posees y que el resto conoce. Yo suelo caer en esas trampas muy seguido, mi personalidad hace que me sea muy difícil aclimatarme a cosas nuevas en lo referente a mi estilo y contenido en escritura, así que me di cuenta que necesitaba un quiebre más o menos notorio para así encontrar el punto exacto en el cual dar el giro que deseo. Esto es lo que representa este sitio: el quiebre entre un blog más o menos uniforme y un lugar donde puede existir mayor diversidad sin que esto afecte el ambiente de éste. La idea aquí no es ser sólo una bloguera en el inmenso océano de las bitácoras web, sino más una persona con sus gustos y creaciones que intenta abrirse al mundo (aunque se muera de miedo en el intento, jajajaja!).

Saludos!!!

La Comandante Sakenne.

P.D.: Lo de Comandante no tiene nada que ver con cuestiones políticas 😉

Anuncios

Un comentario en “Capítulo I: confieso que…

  1. A veces a mi también me ocurre, tal como bien lo expresas. Uno sin querer, termina cayendo en una monotonía y una presión muchas veces auto-impuesta e innecesaria. Yo ya ni recuerdo el motivo porque comencé a escribir (además era otra Aída, año 2007, eneee tiempo) en un blog, lo que sí sé es que he conocido un mundo maravilloso y la escritura me ha permitido encontrar lo que en la vida real muchas veces me es esquivo. Además he conocido muchas personas agradables y que alegran mi vida (tú también cuentas en esta lista, o sea, obvio) y que de otra forma no hubiese podido conocer, tal vez, nunca.
    Me alegra que esta página web, sea una forma de crear una Comandante Sakenne 2.0. Aquí obviamente seguiremos acompañándote en tu nueva aventura, “punto com”.
    Un fuerte abrazo!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s