Septiembre 19: despertar con picor.

IMG_2847

Desperté con ganas de tejer un poncho, una capa, un echarpe o lo que nazca, así que puse manos al palillo y eso es lo que llevo. No he medido la pieza porque no tengo ningun instrumento a mano, pero poco a poco va tomando forma rectangular y peso no tan extremo. La gente que me conoce desde hace tiempo (o quizás no tanto) sabe que tejo desde hace mucho, creo que ya son más de 20 años desde que aprendí lo básico y ha sido un viaje creativo bastante satisfactorio 🙂 A mí me calma y me alivia el hecho de tejer o hacer otras manualidades, mi mente viaja libre mientras mis manos están ocupadas en algo, siento que me desdoblo y vuelvo a la Tierra siendo progenitora de alguna pieza que quizá llegue a manos de otra persona o puede que se quede haciéndome compañía como invitada en mi armario. Obvio que uno no se vuelve experto de una vez, las dimensiones siempre cambiantes que el juego de los palillos y los materiales traen consigo pueden resultar incluso preocupantes si uno no sabe qué hacer con los datos que recoge, así que nunca está de más un consejo: si buscas una pieza ajustada y linda o sigues un patrón particular y no mides tu tensión de tejido, terminarás con algo fofo que te da demasiada rabia volver a tejer, por lo que no puedo parar de recomendar a los que tejen que hagan una regla de tres simple y ahí el trabajo se facilita enormemente 😀 No es necesario tejer mucho, puedes hacer un cuadrado de 10 puntos (con el punto que usarás en tu prenda) y 20 hileras que luego medirás, así tendrás los referentes básicos para poder calcular la cantidad de puntos e hileras necesarias para que llegues a los centímetros necesarios según tu idea o patrón.

Ejemplo: hice una muestra en punto arroz que me da 8 cm. de ancho en 10 puntos y 14 cm. de alto en 20 hileras y quiero saber cuántos puntos necesito para llegar a 50 cm de ancho. Tengo los centímetros y los agrupo a la derecha (o a la izquierda) y lo que no tengo (que es es la cantidad de puntos requerida) lo reemplazo con una X, que es lo que vamos a despejar.

10 puntos -> 8 cm.

X      -> 50 cm.

De aquí es muy simple: multiplicas lo que está encima de la X por lo que está al lado de la X (50*10) y divides por lo que está en diagonal a la X (8). La primera operación te da 500, lo que luego divides por 8 y te dará el número de puntos que necesitas para llegar a 50 cm.: 62,5, los cuales puedes redondear a 64 si quieres algo par o dejar en 63 si te da lo mismo 😉

Esta pieza que estoy haciendo es de tipo libre, así que monté puntos y me puse a tejer sin mayores indicaciones, cosa que veo como más terapéutica que artística. Es rico distraerse de los dramas del día a día y relajarse un rato mientras las manos se entretienen con algo que luego te abrigará o alguien atesorará, así que es como una doble ganancia el hecho de tejer. Quizá duelan las manos si uno es medio fanático (como yo), pero admito que siempre he sido medio extrema para todo y te recomiendo que no tomes mi camino a la hora de tejer, jajajajajajajaja! Si no lo has hecho nunca, no pierdes nada con probar… quién sabe si terminas encontrando una actividad que más tarde en tu vida resulte vital 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s