Septiembre 21: dulces sueños, hasta que…

Desde que empecé la escuela, todos los lunes termino durmiendo una siesta sí o sí. Nada demasiado extraordinario, a lo más una hora y media que me sirven para compensar las levantadas temprano luego de un fin de semana de sueño desarreglado. Hoy no fue excepción y me quedé dormida a eso de las 6 de la tarde, sólo para despertar tipo 7:30 con un salto tipo atleta olímpico debido a mi pareja y su nada de sana costumbre de sacarme a patadas de mis partidas de poker con Morfeo poniendo el televisor a todo lo que da. Y ahora se pregunta por qué estoy de tan mal humor y apenas le hablo…

Mañana será mi turno de vengarme a las 6:30 de la mañana… muajajaja!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s