Septiembre 23: y se nos fue el verano…

El verano en el sur de Suecia, aunque la gente no lo crea, es bastante más caluroso que el que yo vivía en la zona central de Chile. Las temperaturas acá pueden superar los 30 grados y, sumado a la humedad, convierten los días en una especie de pesadilla sudorosa de la cual no es muy fácil escapar. Esa sensación de sudor extremo, sin embargo, no se extiende más allá de septiembre y hoy las temperaturas no superan los 15 grados como máxima, bajando no muy paulatinamente hasta llegar a los grados negativos que abundan entre diciembre y febrero. Por decirlo de alguna manera, acá las estaciones son muy abruptas y se puede ir de un extremo a otro en cosas de un par de meses, como sucede entre abril (que es un mes más bien helado y medio inestable) y junio (donde se andan cayendo los patos asados).

Hoy vi la primera señal que anunciaba la llegada del otoño: cientos de pájaros dirigiéndose hacia el suroeste, donde temperaturas mucho más agradables les darán la bienvenida y podrán pasar el invierno sin temer perder a gran cantidad de los suyos. Ellos se van y nosotros nos quedamos a aburrirnos ante la falta de luz, a quejarnos por no vivir en Francia y a hacer nuestra monótona vida de siempre, guac!

Con ellos se nos va el verano, la vivacidad y el entusiasmo, pero no puedo hacer nada salvo desearles que todos lleguen a salvo a su lugar de estadía temporal. Buen viaje, pajaritos 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s