Octubre 3: en trance estudiantil.

Tengo una profesora que no nos puede dejar en paz. No hay martes que no nos deje una tarea de proporciones dantescas plagada de términos abstractos que sólo ella entiende, así que me la paso ansiosa a full hasta que me siento y hago la famosa tarea, cosa que me pasó hoy en la tarde. Pensé en completarla en dos tandas (antes de comer y después de comer), pero yo soy del tipo de persona que trabaja mejor haciéndolo todo de una sola vez y ése fue el modus operandi que utilicé hoy (el pobre Corleone – mi pareja – tuvo que esperar un par de horas para poder almozar XD). En total son cuatro páginas de desvaríos y redundancia pura que a mí no me satisfacen, pero que serán del agrado de mi profesora y su amor casi obsesivo por darse vueltas alrededor de un término y, al mismo tiempo, huir despavorida de él.

Dentro de este cuerpecito existen muchas contradicciones. Hay partes de mí que tienden a la procrastinación y otras – la escolar, por ejemplo – que son extremadamente responsables, así que oscilo permanentemente entre el ocio más absoluto y el trabajo más extremo. Con algunas profesoras me es más fácil el poner ambas partes de acuerdo, pero con ésta me es tremendamente difícil y es mi salud mental la que termina dando botes por ahí. A pesar que hoy ya hice lo que tenía pendiente esta semana, ya llegará el próximo martes y volveré a sentir esa mezcla de ansiedad e impulso homicida que emerge cada vez que a la señora le da por mandarnos alguna tarea como que no quiere la cosa… :/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s