Octubre 4: salid de mi cuerpecito virginal!

Pensé que este otoño me iba a salvar, pero no… es más, me ha dado más fuerte que nunca. Algunas personas saben que sufro de Depresión Endógena, pero pocos saben que a eso se suma que tengo Trastorno Afectivo Estacional (lo que se conoce como Depresión Estacional) y que me da en otoño y primavera con muchas ganas (mis peores meses son septiembre y octubre)… esta vez no ha sido la excepción y, sumado a la pila de cosas que tengo que hacer, he terminado sintiéndome muy mal últimamente y reventando de cuando en cuando. Todo empezó hace como tres semanas, en las cuales empecé a ver que estaba durmiendo demasiado (quedándome dormida, literalmente, en todos lados), que nunca me daban ganas de comer (sigo con muy poco apetito, pero eso me da igual) y que, en lo posible, no quería ir a ninguna parte (estoy obligada debido a mis estudios, pero no me muevo demasiado si no es estrictamente necesario), pero no dije nada porque el grueso de la gente que me rodea es un pelín autorreferente y siempre terminan hablándome de sí mismos; además, una sintomatología así siempre es ignorada o descrita como “una fase que probablemente se te va a pasar si usas un poco de fuerza de voluntad” (guac), así que mejor me ahorré la saliva y las huellas dactilares y lo dejé a fuego lento en mis tripas saltarinas. El problema es que la cacerola interna de la Comandante Sakenne ya llegó al punto de hervor y sale vapor de las maneras más escandalosas, ya sea llorando o sintiendo unos dolores de cabeza que me hacen pensar que algo se ha reventado dentro de mí (cosa poco probable debido a mi baja presión arterial), dolores muy agudos de articulaciones y una baja de energía tal que a veces hasta pensar me cansa, pero lamentablemente no puedo permitirme quedarme en casa y me da cuco pedir licencia en un punto tan vital de la carrera y debo ir por muy pocas ganas que tenga.

Estoy intentando recuperarme a solas, tomando algunos suplementos que dicen podrían hacerme falta debido a que crecí en otro país (Vitamina D, por ejemplo) y otros que son propios para tratar mi depresión de fondo, así que espero que hagan efecto en un par de semanas o menos y pueda comenzar a sentirme mejor… si no me siento mejor luego de ese tiempo, tendré que considerar la idea de ir al doctor y ver – a pesar de mi cuco – si me dan licencia por la depresión que vengo chuteando desde que el mundo es mundo. No es la idea, pero es lo que hay :/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s