Octubre 18: noqueada por una planta.

Hoy olvidé una enseñanza invaluable y tuve que hacer unas visitas imprevistas a cierto lugar de mi casa. Les cuento: hace un par de años empecé a presentar molestias estomacales cada vez que almorzaba, así que puse manos a la obra y fui descartando elemento por elemento hasta llegar al culpable de todos mis pesares y mis sentadillas en el baño: la cebolla. Probé una y otra vez y vi con horror que da igual cómo la cocine, el resultado siempre será el mismo y mi cuerpo pide a gritos que permanezca lo más lejos de ella posible, como si fuera un novio que da buenos besos cuando está contento y me boxea cuando anda de malas. No habría problemas cebolliles si me diera igual sacarla de la dieta o no, el problema es que me gusta y ni siquiera puedo tocarla frita porque con todo y proceso de cocción termino sentada en el WC hasta nuevo aviso ( 😥 ), tampoco puedo comer aderezos que la contengan y aprendí de mala manera que ni siquiera las papas fritas que tengan cebolla espolvoreada son aguantadas por mi pobre cuerpecito (menos mal que no las como muy seguido), así que debo conformarme con olerlas y mirarlas de lejos si es que quiero mantener mi salud intestinal y no terminar gastando una fortuna en papel de baño… snif…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s