Noviembre 23: achús!

Y sí, ando un pelín enfermita. Nada grave, sólo dolor de garganta y estornudos varios que me acompañarán mañana a mi vuelta a clases. Estoy bastante contenta de volver, me di cuenta en la práctica que me adapto mucho mejor a la rutina que a algo tan inseguro como los turnos que tenían ellas allá (una verdadera pesadilla) y es por ello que me alegro de recobrar ese sentido de continuidad que ahora he aprendido a apreciar. Puedo sonar como una persona que le hace el quite a lo nuevo y en parte es así, pero no quiere decir que no me pueda adaptar eventualmente a algo (en la práctica me tomó tiempo debido a una aguda falta de feedback por parte de mi tutora)… puedo hacerlo perfectamente, pero mi carácter y sus acompañamientos varios hacen que la máquina no funcione de manera óptima hasta pasado un breve período de calentamiento que no muchos están dispuestos a respetar, jajajaja!

Siempre me ha pasado igual, le suelo caer mal a la gente por una mezcla de rasgos que no saben interpretar de manera correcta. A veces me encuentran demasiado soberbia cuando la verdad soy sincera y me consideran poco diplomática cuando no tendría por qué serlo en realidad. El problema no creo ser yo, sino la falta de claridad y transparencia de aquellos lugares en los que me he metido y su mala actitud hacia las personas que son capaces de decir las cosas como son. No es que sea una maleducada que llega y pone el pie encima de la mesa, sino que me caracterizo por observar (demasiado, quizás) y suelo verbalizar los resultados de mis observaciones cuando me dan la ocasión, lo cual le cae como patada en el estómago a gran parte de la población, jajajajaja! No le veo la utilidad a perpetuar un esquema basado en mantener una masa de poker faces que sonríen mientras te tiran mierda por los ojos, prefiero cortar por lo sano y sentar a la gente, que se medio maten si quieren y de ahí reconstruir una relación basada en lo que realmente se percibe del otro, porque continuar con algo que está jodido desde el principio es algo no sólo dañino, sino que cobarde e inmaduro… pero bueno, hay mucha gente que no piensa como yo y es por eso que me hacen mil morisquetas cuando abro mi sacrosanta boquita de rosa, jajajaja!

En fin… ya no tendré que intentar acomodarme a la fuerza a nada por un rato, así que me siento tremendamente aliviada. Dormiré como lirón e iré mañana con energías renovadas y una masa de bichos que contagiaré a toda la clase, muaaajajajaja!!! Qué mala soy… 😛

Buenas noches y nos vemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s