Diciembre 26: frenesí de pocillos.

Esto ya no debería extrañarme, pero aún lo hace. Me regalaron, por enésima vez, un pocillo para la Navidad. No quiero parecer una ingrata de mierda o una malagradecida, pero ya es como mucho que siempre me den una pieza de loza – para esto está IKEA, duh – y, para rematarla, la condimenten con una figurita de yeso. Opino desde siempre que la Navidad es para dar regalos que la persona realmente necesite o desee, así que me la paso buscando por todos lados hasta dar con algo que sí o sí va a gustar, pero acá en Suecia no piensan de esa manera y el 95% de las veces he recibido algo que ni siquiera puedo usar sobre mi persona, sino que o es un adorno o se va directamente a la cocina, como si el hecho de ser mujer me conectara directamente con el horno o con un acusado gusto por los dichosos pocillos.

Qué uso le daré al pocillo de este año? Primero pensé en utilizarlo como proyectil, pero luego vi la poca conveniencia de aquel uso (tendría que pasar la aspiradora después y eso no me resulta muy entretenido que digamos) y ahora me encuentro entre volverlo un portavelas o usarlo como una mini – fuente en la que pueda colocar mis ingredientes especiales para hacer voodoo, jajajaja! Broma, estoy más inclinada a dejarlo como fuente de picadillo aunque la idea del portavelas tampoco está mal.

Hoy, como regalo tardío, me di el gusto de comprar una revista de tejido que es más o menos cara (7 lucas) y me enamoré perdidamente… hay dos ponchos, uno estilo granny square colorido y otro estilo trenzado muy elegante que me hacen unos ojitos tales que yo estoy que me rindo y me lanzo a la vida a tejerlos. El problema es que no tengo lanas para hacer uno de ellos y, como dije antes, le agarré terror al pago de aduana, hecho que me provoca un poco de pánico a la hora de pedir paquetes y me tiene en un dilema del cual necesito salir parada mañana o el encargo – de haberlo – me llegaría el 2016, jajajajaja! Qué hacer, qué hacer… compro de nuevo y me arriesgo al palo o me encuentro otro proveedor más cerca que me dará un palo igual? Aceptarán pocillos en parte de pago 😛 ?

Ya es hora de retirarme, no sin antes desear que hayan pasado una Navidad entretenida y sin pocillos, jajajajaja! Disfruten del fin de semana y nos vemos pronto!

Hasta la próxima!!!

Anuncios

2 comentarios en “Diciembre 26: frenesí de pocillos.

  1. Jajjajaja, al menos te regalan algo. El hecho de darte siempre algo para la casa, denota que no te conocen en profundidad como para adivinar qué te haría más feliz. A mí casi la única que le achunta con los regalos es mi hermana. Tenemos gustos parecidos así que siempre le da en el clavo. Los regalos de mi marido también suelen ser lindos, aunque de pronto es como “WTF”, como aquella vez que me regaló un mouse inalámbrico rosado mini para el notebook… Ahí, está, por si de repente le encuentro utilidad, pero lo cierto es que yo no uso mouse con el note.
    Ojalá soluciones el tema de dónde seguir comprando lana. Así que se pusieron pesados los de aduana? A lo mejor pensaron que tenías una tienda de lana jajaja.
    Lo mismo espero, que hayas pasado una Navidad linda, tranquila aunque fuera sin regalos maravillosos.
    Besos!

  2. Jajajajajajaja! Es cierto lo que dices, es como si la ñora no entendiera que una mujer es más que la cocina y la decoración de la casa (igual debe ser que ella vivió siempre en el campo y mucho contacto con el mundo exterior nunca ha tenido). Lo de la lana igual ha tenido su final feliz, encontré otro proveedor que no me cobra una millonada por el envío (de Irlanda a Suecia sale como 5 lucas, comparado a las casi 20 que pagaba desde Turquía más la sorpresita de los putos de DHL que solía ascender a 20 lucas más) y que tiene lanas de todos lados! Tienen infinidad de marcas y precios, desde 500 pesos hasta unas lanas exclusivas de la marca Lana Grossa que te salen como 30 lucas la madeja, pero el envío bajo y desde dentro de la UE facilita que pueda traerlas a Suecia sin tener que encomendarme a cualquier cosa para que no me terminen dando un palo XD

    Pasé una Navidad medio mixta, me puse triste un rato pero luego se me pasó con una revista de tejidos que me compré… para que veas que es fácil hacerme feliz, jajajajaja!

    Besos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s