Agosto 24: en proceso.

Empezamos la escuela con todo: trabajos, trabajos y más trabajos (cuatro en total). Ya he hecho uno, mañana estará el otro listo y el viernes completaré otro más. De ahí me quedaría uno relativamente corto que puedo escribir el lunes (no quiero sacrificar mi fin de semana por cosas de la escuela) o miércoles (tengo hasta el 4 de septiembre para entregar, pero a mí me gusta dejar las cosas hechas lo antes posible). Ya que he vuelto a lo usual en lo que se refiere a mi uso de neuronas y rutina, también tengo más tiempo para mis actividades paralelas (escribir, tejer, seguir escribiendo, seguir tejiendo, cocinar, etc.) y eso me trae la alegría que me faltaba cuando andaba trabajando como una loca. En buen chileno, me fui al chancho trabajando (en internacional, trabajé de manera exagerada) y eso me dejó cansada a tantos niveles que aún necesito estabilizarme un poco para declararme “normal” otra vez (aunque admito que muy normal no soy).

Como tenía un dinerillo “sobrante” por ahí, decidí mirar por la internet a ver si me interesaba algo y vi joyería del estilo bohemio que me encantó! Yo no soy una persona que use muchos accesorios (no puedo usar aros porque soy alérgica a todos ellos) y, si uso, me gustan poco usuales, así que vi collares y brazaletes tan espectaculares (y aparatosos) que me dije “ok, ahí se va un poco de mi dinero”, jajajaja! El problema fue que el sitio web no estaba funcionando, me puse a mirar unas lanas y pudo más mi amor por la fibra que por el metal, así que tendré que esperar unos días para ver si el sitio vuelve a estar operativo y haré todo lo posible para no terminar comprando lanas nuevamente 😛 Compré esta vez unas madejas de mohair, no más de 150 gramos, con un tono que oscila entre diversas intensidades de rosa y naranja y que se ve bastante lindo tejido (vi unos ejemplos). A pesar del poco peso que compré, puedo asegurar que 150 gramos de mohair alcanza incluso para hacerse un chaleco si se usa bien, así que estoy un poco indecisa entre chales y chalecos, jajajajajaja!

Lo otro que también está volviendo a la normalidad poco a poco es mi dieta. Como trabajé tanto y apenas pasaba en casa, comí tanta idiotez que terminé odiando cosas que antes miraba con deseos enfermizos (pizza, pasta, etc.). Ahora compramos ese tipo de cosas, las tenemos guardadas en el freezer y yo ni siquiera pienso en que están ahí… lo que quiero ahora es comer ensaladas y cosas más livianas, hacer mis guisos favoritos y olvidarme de aquellas cosas que me dejan noqueada luego de comérmelas. Algo bueno que traiga tanto trabajo, jajaja!

Eso es todo por hoy! Espero que pasen un excelente miércoles, no se me vuelvan locos trabajando y compren lana si quieren, jajajaja!!!

Hasta la próxima! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s