Septiembre 20: te falta calle, guachita.

A veces siento que me falta “calle”. Nah, no es que me falte callejear (camino un montón mientras voy de la casa al colegio y del colegio a la casa, jajajaja!), sino que la gente parece ser más astuta, más vivaz y más “adecuada” de lo que a una le gustaría y, a ratos, me quedo corta en el repertorio de reacciones. Será mi Aspiecidad® o juntarme mucho con conejitos y cosas peludas de ojos grandes, pero a veces la maña ajena me gana y termino por intentar taparme entre madejas y más madejas de lana; otras veces, en cambio, esa gama variopinta de reacciones ajenas me resulta atrayente y me hace ver que, socialmente, podrían hacerme falta unos cuantos hervores.

Yo socializo, que quede claro. Poco, pero socializo. Hablo con medio mundo en la escuela, todos los profesores me conocen y entablo conversaciones de tipo “trivial” (o sea, hablar del tiempo y esas cosas), pero no soy mucho de salir de noche en compañías varias ni terminar bailando en algún antro con olor a albóndigas o de andar a media tarde zampándome un pastelito en alguna cafetería del centro, porque la trivialidad me aburre y el resto también se aburre de mi falta de trivialidad. Lo mío es agarrar un libro o una madeja de lana y andar en mi nube mientras todo corre a mi alrededor… es divertido, aprendo un montón y ejercito mis manos, pero puede que mis habilidades interactivas se estén poniendo cada vez más pasadas a naftalina y eso, a la larga, me traiga un aislamiento dañino del cual me cueste salir. A mí me gusta estar sola, necesito estar sola, pero ese poquito de ente social que tengo también tiene sus necesidades, jajajajaja!

Qué hacer en este caso? Como sólo voy a clases dos veces a la semana (pasé a la especialización y me toca todo a distancia, salvo la práctica de octubre y noviembre), apenas podré ver a mis compañeros, pero intentaré recibir mi dosis de caras e ideas ajenas juntándome con los pocos amigos que tengo acá y aumentando mi contacto con aquellas personas que dejé botadas de manera inmisericorde en Chile 😛 Tendré que dejar de hablar de cosas tan jodidamente profundas, lo tengo claro, pero quizá tanta profundidad también me haga mal. Sé que mi nivel de “calle” nunca llegará al de las personas requetepopulares, pero por lo menos podré calmar mi creciente incomodidad y mantendré mi aislamiento en unos límites saludables que me permitan disfrutar tanto de mi soledad como de la esporádica compañía (y bulla mental) de otros  🙂

Hasta la próxima 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s