Septiembre 27: dentro de lo (in)usual.

Estos días han estado leeeentos, lentos, lentos. Como tengo una sola tarea a entregar el domingo y ya no tengo clases presenciales más que dos veces a la semana, a ratos me aburro un montón. Leo harto, tejo como si no hubiera mañana y escribo un montón, pero a ratos no me basta y decido cometer una que otra locura. El otro día fue salir a caminar sola pasada la medianoche, a un lugar para qué más oscuro, con el fin de mirar las estrellas y cazar Pokémon; otro día me puse a encargar libros a 10 pesos chilenos como condenada (me salió más caro el envío, jajajaja!) y otro día partí a comprar comida tailandesa sólo porque no quería cocinar, jajajaja! La gente de a pie podrá verlo como cosas normales, pero yo soy del tipo de persona que suele sentirse más o menos segura con un plan diario y esto, a todas luces, es raro para mí. No lo veo como algo malo, simplemente es algo inusual para alguien como yo y, si bien tanta “improvisación” le puede llegar a molestar a mi lado más rígido, le doy la bienvenida a un poco de libertad de movimiento 🙂

Otra cosa que me ha pasado últimamente es que, debido a que he estado haciendo análisis de inglés, mi creatividad escrita ha subido drásticamente. Acá no se verá mucho (suelo mantener el nivel de “conversación” un tanto bajo), pero en lo más privado se nota bastante y, a veces, considero que me gustaría dotar a mis escritos online de la profundidad que he recobrado gracias a meterme de lleno en películas y escritos foráneos. La idea suele rondar mi cabeza, pero luego me digo que este sitio es para dar cabida a mi lado más superficial y adicto a las lanas y paro de lleno, porque – se supone – que todo esto es un intento de “normalizar” lo poco normal que soy y hablar como en la Edad Media no es muy normal que digamos 😛

Qué hacer con mi tiempo libre, me pregunto. A partir de mediados de octubre, entro a la última práctica y tendré un poco más de cosas que hacer, pero son sólo cuatro semanas y de vuelta a la realidad. Pienso en tejer, pienso en leer, pienso en perderme en la inmensidad de Amazon, pienso en salir a agarrarme de las greñas con Pikachu y encargar cincuenta paquetes desde la tumultosa tierra de la libertad, pero paro y me digo “vamo a calmarno” y me quedo en eso, en una especie de tironeo entre mi lado ocioso y el que quiere ponerse a buscar alces para volverlos mascotas y llevarlos a la escuela. Eso es lo no tan bueno de una persona tan buena para planificar como yo, el no tener qué planificar porque todo está relativamente al aire, jajajajaja!

Eso es todo por hoy! Hasta la próxima! 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s