Octubre 2: grrr…

Desperté atravesada hoy. Antes era del estilo de persona que se cuestionaba el porqué de las malas pulgas e intentaba “moderar” el impulso asesino de la mejor manera posible (a duras penas), pero ahora me declaré en huelga de decencia pseudohumana y ando, como decimos en buen chileno, “pateando la perra” con mi estilo y eficacia de siempre. Si tuviera un cartel con un escrito estio “no me hables” (“prata inte med mig”, en sueco) con sus luces de neón y todo, lo andaría trayendo para que la gente no pusiera en riesgo su salud al dirigirme la palabra hoy, porque ando insoportable. Quizá me hace falta dormir más o que los mosquitos me dejen de comer viva cada vez que camino por el bosque, pero algo tendría que cambiar para que mi humor mejore hoy. Lana? Quizás ayude, pero es domingo y no hay nada abierto, así que grrr… Helado? Podría mejorar mi ánimo, pero hace un frío de locos y grrr… Caminar por ahí? Buena idea, pero está lloviendo a cántaros y los mosquitos me aman, grrr… Escribir en mi diario? Excelente, pero me pego un borrón y tiro el diario (que me costó bastante caro) por la ventana, grrr… Cocinar? Grrr… Hablar con mi mamá? Genial, pero me repite un tema y yo creo que me ahorco con el cable de la webcam, grrr… Ejercicio? Sudar ahora que me lavé el pelo (que se me demora 8 horas en secar)? Grrr…

Yo creo que, sacando todos mis gruñidos de lado, mi capacidad de andar de malas y de no volverme loca intentando llegar al punto nirvanístico de dicha interespacial-pseudoorgásmica-tralalá es lo que me separa de todas aquellas personas que andan en busca del autoconocimiento y de la “evolución”. A mí me da lo mismo “evolucionar al modelo New Age”, ser buenecita y barrer todas mis mierdas debajo de la alfombra del “modelo espiritualoso de turno” (entre Jodo y Coelho parece estar en estos momentos), yo disfruto siendo una persona atravesada, enojona, medio extrema, multipolar, poseída por un saco con gatos, caótica, desordenada y jodida y deseo sacarle partido a mis momentos “grrr” en vez de ponerme a escuchar una cinta de meditación y repetir mantras como si me pagaran por ello. Es sano ser insano algunas veces, palabra de Sakenne!

Me toca retirarme de mis aposentos (en donde  me encerré por voluntad propia para no terminar sacándole los ojos a algún transeúnte) al supermercado, miren que tengo hambre y grrr…

Muchos saludosgrrr y nos vemos, si es que no termino en la cárcel por conducta tirada de las mechas!

Hasta la próximgrrr!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s