Enero 4: bajo la tormenta.

Hay una tremenda tormenta de nieve, os lo juro… y justo me tocó salir. Por ahí por las 10 de la mañana, me las tuve que ver con el ventarrón y, medio volando, llegué al doctor. Ahí estuve una hora, hablando de todo un poco y siendo testeada (los test de sangre que me pidieron la otra vez salieron todos muy bien, fiu), planeando mi subida de dosis de Aripiprazol de 10 mg. a 15 en un mes o algo así y viendo qué tipo de efectos raros tengo en el cuerpo aparte de andar un poco más robótica (dolor de músculos) de lo siempre suelta (soy hiperlaxa) que suelo ser, que sería ninguno más. Las pastillas me han estabilizado el ánimo y ya no tengo el impulso de autoeliminación que me tuvo por las cuerdas en noviembre, así que estoy agradecida que me hayan encontrado un tratamiento que no me haga más mal que bien, aparte que el seguimiento una vez al mes me es más cómodo que andar yendo cada semana a hablar una y otra vez de cosas que no tengo muchas ganas de hablar de momento, jajajaja!

Salí tipo 11:30 del Centro Estatal de Asistencia al Suicida (JAJAJAJAJAJA!) y, de nuevo, casi me vuelo. Tuve que esperar locomoción por 25 minutos, afirmándome como pude de cualquier cosa (la caseta) y, luego de un cambio de bus y un breve desvío a comprar al supermercado, llegué toda nevada y helada a casa, porque la alarma de tormenta no dio para el nivel “quédense todos en casa!” que hay acá en Suecia cuando el tiempo se pone medio cataclísmico con toques de Juicio Final. Suecia tiene tres niveles de emergencia: 1 (que es una emergencia leve), 2 (moderada) y 3 (quédate en casa) y esta tormenta es de nivel 2, así que se espera que llegues donde tienes que llegar, medio muerto, pero que llegues. Yo llegué estilo muñeco de nieve, pero llegué, y agradezco a San Guchito que no necesito salir de nuevo o estaría dándome de cabezazos con las murallas de concreto que tengo en la casa. Lo malo es que Corleone tiene que trabajar hoy y suele tocarle caminar un resto en su jornada laboral, así que espero que no quede lleno de nieve hasta los ojos mientras cumple con su deber de asesino a sueldo que gusta de los cachorritos.

Como ya pasaron las fiestas, he vuelto también a mi dieta habitual (LCHF o low carb high fat, baja en hidratos de carbono y alta en grasa y ayuno periódico 16/8, en donde como 8 horas y ayuno 16) y he bajado los kilos que subí para la Navidad en Mordor. La ñora cree ingenuamente que comiendo poquitos de todo uno se tendría que mantener en el peso ideal y yo, que tengo Ovarios Poliquísticos y subo cinco kilos si respiro mal, me veo literalmente obligada a comer todo lo que te pone en la mesa, que son toneladas de carbohidratos. Hice un experimento para ver si realmente me afectaba tanto carbohidrato y sí, me inflé (subí unos tres kilos), menos mal que llegué a casa y logré volver a la rutina normal, bajando los kilitos que me dejó Mordor como souvenir. Espero que ustedes no hayan terminado rodando por ahí gracias a una suegra que carece de conocimientos acerca de nutrición y enfermedades endocrinas del aparato reproductor, jajajaja!

Eso sería todo por hoy! Iré a descansar un rato porque aún sigo medio helada por la nevazón! Ojalá que todos estén muy bien, que esta semana esté espectacular y que no les toque ir a comer donde la suegra, jajajaja!

Muchos saludos y hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s