Junio 23: qué pides tú?

He leído bastante acerca de lo que la gente piensa de relacionarse con un bipolar. Mucho de lo que he leído es malo, nos hacen ver como personas sin sentimientos que vamos guiándonos con el viento, cuando la verdad no puede estar más errada. Sé que yo soy una bipo en el mar de los bipo, pero también siento que la incapacidad de amar o querer no tiene mucho que ver con el hecho de tener este trastorno, sino con otro tipo de rasgos que van anexos a la bipolaridad per se. Yo soy una persona de afectos constantes y extensos, a pesar que mi ánimo suba y baje y a veces se crea que no me importa lo que pase a mi alrededor. Claro que me importa, pero lo que me está pasando por dentro es mucho más urgente que lo que esté pasando afuera.

Lo que leí tildaba poco menos que de pesadilla la experiencia de estar al lado de un bipolar. Sé que podemos ser más complicados y que cansamos más (partiendo por uno mismo), pero yo procuro que eso no afecte en nada los lazos que tengo. Lo único que puede llegar a resentir mi estabilidad relacional es que esa persona en cuestión también tenga un problema y no brinde lo necesario para que las cosas estén bien. Yo suelo pedir algo a la gente que tengo a mi alrededor y ese algo es constancia. Paso a explicar: no busco a alguien que esté todo el día y a cada rato a mi lado, preguntándome por cada gas que me tiro o por cada chal que hago, pero que sí me dedique el tiempo que yo le dedico o, al menos, que me dedique algo de tiempo. No me es muy divertido hablar y hablar y que la otra persona me ignore o deje el WhatsApp piteando como loco mientras se rasca las bolas, porque eso no es amistad. Si la persona no es capaz de entender que yo, como especialita que soy, necesito un poco más de garantías a la hora de establecer una relación conmigo, empiezan los problemas y ahí sí que me pongo como pesadilla ambulante, llegando a alegar abiertamente si es que la cosa se pone muy oscura.

Es malo pedir constancia? No sé, pero me han hecho saber a veces que es pedir demasiado, que la sociedad no está para compromisos tan grandes y que hay que conformarse con el poco que te dan. Yo no lo veo como algo utópico, siempre estoy cuando me llaman y doy mi tiempo generosamente a pesar de tener más cosas que hacer, pero no recibo el mismo trato. Será que soy muy dadivosa con mi tiempo y pido mucho a lo demás, pero no encuentro que sea injusto querer recibir aquello que das, o es que acaso no merezco buen trato si yo trato bien? No es que somos todos adultos maduros que tenemos una estructura valórica medianamente decente o simplemente jugamos a ser adultos mientras nos aprovechamos casi de manera psicópata de los demás?

No, no es una pesadilla relacionarse conmigo. Para mí sí que es una pesadilla relacionarme con ciertos individuos que creen que mi tiempo no vale nada y que estoy para servirles de choapino. Recuerdo que, hace muchos años, creé un término llamado “Choapinitis”, el cual defino de la siguiente manera en aquel escrito: “la Choapinitis es el mal de aquellos seres que, pensando que deben ser siempre pudientes y no mostrar el más mínimo atisbo de carencia o cansancio, se exponen a situaciones donde siempre dan y nunca reciben… llegando al punto de sentirse NO MERECEDORES de recompensa alguna por lo entregado y disponerse a ser sometidos a vejámenes tan diversos como tipos de pasto hay en el mundo. Ni decir que la Choapinitis conduce a baja autoestima, sentirse como un trapo viejo, desbalancearse en cuanto a lo dado y lo que merecemos que nos den, sufrimiento enorme por tomar un rol tan duro y no saber cómo diablos salir de él y, más que nada, la no aceptación de nuestras carencias…”. Yo sufro aún de Choapinitis y obvio que, por default, me salen algunas personas que me tratan como tal en el camino, haciendo caso omiso a mi petición de constancia y estabilidad, causándome bastante sufrimiento o – dependiendo del lazo que me una con esa persona – haciéndome caer en crisis. Sé que mucho es responsabilidad mía y que la baja autoestima asociada al trastorno hace que me sea más difícil establecer vínculos saludables, pero lo estoy intentando y agradecería que aquéllos que tengo cerca apreciaran esos humildes intentos.

Qué pides tú en una relación? Es muy descabellado desear constancia y estabilidad cuando el panorama interno es tan frágil que puede romperse en cualquier momento? Por qué hay gente que es incapaz de dar lo que recibe? Es mejor alejarse de aquellas personas o puede que cambien alguna vez? Son muchas las respuestas esperando llegar a mis oídos y espero que, con el tiempo, pueda llegar a escucharlas…

Eso es todo por hoy! Tengan todos un buen fin de semana!!!

Yo, la psicópata sin corazón, digo, la bipolar 🙂

 

Anuncios

2 comentarios en “Junio 23: qué pides tú?

  1. No pude evitar acordarme de una canción de Cuarteto de Nos que se llama Bipolar.
    Sé que “uno” va sin hache, eso lo que se estila
    Aunque hay días que me siento el huno como atila
    Y cuando la noche me encandila y me descarrila
    Vuelvo a ser el último de la fila.
    Y oscila mi ánimo como un vaivén
    Paso de ser un huracán a un maestro zen
    A veces un volcán con el poder de superman
    Y después ya ven, soy clark kent.
    Veo el futuro y me creo el rey del imperio
    Hasta que leo qué dice mi tumba en el cementerio
    En serio, si doy corriente como la anguila
    Expira mi pila y me quedo sin un amperio.
    Puedo estar en la cima sin nada encima
    Y bien encumbrada mi estimada autoestima
    Para en picada caer de esa tarima
    Y explotar como la bomba que borró del mapa a hiroshima
    Y empeoro como el clima, cambio abrigo por blusa
    Y agarro la bajada acelerada en la montaña rusa
    Puedo ser perfecto sin excusas
    O lo opuesto a la recto como la hipotenusa

    Bajo y subo, freno y sigo, me levanto
    Bip, bip, bipolar
    Subo y bajo, sigo y freno y me hundo
    Bip, bip, bipolar

    Así que de mi no te fíes
    Tengo más tabúes que hindúes y paquistaníes
    Puedo poner los puntos sobre las íes
    Y después quedar difunto al esquiar sin esquíes
    Así es de manso mi pensamiento
    El que ríe último piensa más lento
    Miento, si parezco amable y cortés
    Soy intocable como eliot ness

    Hay días que estoy al revés y voy con desconsuelo
    Al infierno en ascensor en vez de una escalera al cielo
    No me salva robert plant ni la suerte de bugs bunny
    Me visto como kant y pienso como armani
    Pero mis defectos no me acomplejan
    Y el efecto de las penas son dagas que me aquejan
    Las veo como marcas en forma vaga
    Y más que cicatrices después me parecen llagas

    Bajo y subo, freno y sigo, me levanto
    Bip, bip, bipolar
    Subo y bajo, sigo y freno y me hundo
    Bip, bip, bipolar

    Down, como un boxeador underground
    Que nunca pasó el primer round
    Pero enderezó la proa y fuerte como una boa
    Siente que ganó más peleas que rocky balboa
    Un príncipe azul me siento a veces confieso
    Y otra no tan guapo un sapo mendigando un beso
    Soy eso, un cóctel de aceite y agua
    Parezco dirigido por buñuel o kurosawa
    En ocasiones contesto lo que siento
    Pero de esos sentimientos en seguida me arrepiento
    Y entonces es cuando mis respuestas se apilan
    Y flotan en el viento como las de dylan
    Mis días desfilan y me fusilan el alma
    Días de calma y otras que quiero un arma
    Y mi karma se desarma como un archivo zip
    Y empieza a sonar mi alarma, bip, bip, bip

    Bajo y subo, freno y sigo, me levanto
    Bip, bip, bipolar
    Subo y bajo, sigo y freno y me hundo
    Bip, bip, bipolar

    Espero que no te moleste que haya puesto toda la letra y es que es larga para ser canción porque ese grupo es bien verborreico jajaja.
    Me intrigan estos trastornos. Varios cecanos me han dicho que lo tienen y no sé si hay diferentes grados o si lo manejan bien o yo no estoy en tanto contacto con ellos, pero no he notado tanto sus manifestaciones. Entiendo que es un desequilibrio bioquimico y eso no deja de admirarme, cómo puede influirnos tanto la carencia de algún elemento.
    Y estoy segura que la Choapinitos la podemos sufrir también personas sin bipolaridad…

    Besos!

  2. Jajajajaja, la letrita XD! En una fase maníaca te pones así de verborreico, menos mal que yo no soy tipo I y sólo me puedo poner hipomaníaca (que es volverse trabajador y enfocadísimo). A los bipolares no se nos nota tanto que lo somos a no ser que sean casos extremos y tipo I, que son los más obvios. Un bipolar parece mucho depresivo, a no ser que te lo encuentres con la fase maníaca/hipomaníaca, ahí sí que se desdibuja un poco la cosa y te quedas con la pregunta de si un diagnóstico de depresión está bien o no. También, si lo clasificamos en una escala de intensidad, hay distintos niveles de bipolaridad. Yo, lamentablemente, soy muy bipolar II, pero hay gente que tiene menos intensidad de síntomas u otros que tienen ciclotimia, que es una versión muy leve del TB, así que entiendo que no hayas visto manifestaciones en esa gente que conoces. Como bien dices, los desequilibrios bioquímicos son dignos de intriga, pero añadiría que mejor le pase a otro y no a mí, jajajajajaja!
    Lo de la Choapinitis es una cuestión que trasciende la bipolaridad. Va para todo tipo de personas que se dejan pisotear porque así creen que la vida funciona o porque se sienten demonios si es que dicen que no, cuando esa palabrita es taaan buena a veces… Es un diagnóstico transversal, a cualquiera nos puede ocurrir que nos encontremos a los pies de alguien (o de muchas personas), pero hay maneras de dejar de ser choapino y una de ellas es tener mejor autoestima. Yo estoy recién empezando con ello (la baja autoestima es muy común en alguien con TB) y me han ayudado libros más bien de corte metafísico en vez de los de psicología más normales. Louise Hay, por ejemplo, me ha brindado más respuestas que los mejores libros de autoayuda que hay por ahí y eso es mucho decir para una comelibros como yo (plata que no me gasto en lana, me la gasto en libros). Lo que me ha enseñado ella es a cambiar lo que pienso y a reconciliarme con la Karina más antigua, también a pedirle disculpas por haberla dejado tanto de lado y a avanzar con ella en vez de criticarla y tratarla mal, lo cual ha hecho que mi choapinitis disminuya bastante. Otros libros me han brindado dirección u orden (cosas que necesito en este estado tan deplorable), pero lo que más necesito para curarme de la choapinitis es saber que yo no tengo nada malo y modificar mi tan negativa plática interna, cosa que creo que cualquiera con choapinitis tiene. Espero que tú no sufras mucho de ello, andar en el piso no es nada de divertido, jejeje!

    Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s