Noviembre 3: ella.

Recuerdo cuando era ella. Ella, la que te quitaba el aliento y te hacía soñar. La que te daba alas para emprender el vuelo, la que abandonaste demasiado luego y a la cual le dejaste una cicatriz que aún sangra a ratos. Ella, a la que ocupaste como esbozo para dibujar todas tus obras futuras, a la que quisiste nombrar tantas veces y no pudiste, a la que le tomaste la mano durante tanto tiempo y luego dejaste escapar. Recuerdo cuando era ella, simplemente ella, totalmente ella, la mancha en tu cuaderno de vida, la inamovible, la inalcanzable. La que perdiste de vista por andar mirando los pájaros y que fue presa de tu desamor. La que agonizó por tu indiferencia, la que diste por hecha y se convirtió en ceniza para que tú la esparcieras al inclemente cielo. La que quieres muerta, pero sigue viva… la que quieres viva, pero sigue muerta. La que quieres y no quieres, la que va y viene, la que deseas y no deseas perder. Recuerdo cuando era ella, sólo ella, la que quería alcanzar tu corazón y darte cobijo, la que quería verte alcanzar tus sueños de primera mano, la que te veía con los ojos puros… qué milagro era para mí haberte conocido! La que te vio cambiar, surgir y crecer, pero a la cual no quisiste mirar a la cara por vergüenza, porque aquello en lo que te has convertido no era lo que fue la promesa, lo que fue el ayer.

Y ahora qué harás… ella aún existe, no la has alcanzado a matar, el recuerdo se levanta, se yergue, respira, pero tú ya no eres tú y ella sigue siendo yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s